La Caverna de la Historia

Pequeños apuntes de nuestro pasado

Secessio Plebis

Durante la República Romana, dentro de la ciudadanía, existían las categorías de Plebeyos y Patricios.  Podríamos definir a la clase patricia como la nobleza de la época (descendientes de una de las primeras tribus que poblaron la primigenia ciudad eterna, subdivididas a su vez en curias). No eran para nada iguales.

Gracias a los censos de la época, podemos conocer que gran parte de la clase plebeya estaba formada principalmente por artesanos. Cabe destacar que en esta clase plebeya cabían todo tipo de individuos, tanto ricos como pobres.

Aunque ambos grupos accedían a la ciudadanía romana (algo así como un pase VIP de la época), no tenían exactamente los mismos derechos, la plebe no podía acceder al Senado, ni participar en las votaciones, contraer matrimonio libremente. Durante mucho tiempo, aceptaron dichas limitaciones debido a los privilegios obtenidos por la ciudadanía (podéis obtener más información aquí).

La crisis entre plebeyos y patricios estalló hacia el 494 a.C., Roma se encontraba al borde del abismo frente a los volscos y ecuos (pueblos vecinos de la ciudad romana), necesitaba armar rápidamente un Ejército y, los patricios aprovechando que muchos plebeyos se encontraban arruinados y al borde de la esclavitud (tener deudas era uno de los supuestos para perder la ciudadanía y todos sus privilegios), plantearon cambiar las leyes de ciudadanía para evitar dicha pérdida de categoría de Ciudadano a Esclavo a cambio de que gran parte de la clase plebeya se integrara en el Ejército.

Pasado el peligro originado por estos pueblos del Lazio, los patricios no respetaron sus compromisos. Los plebeyos se reunieron en asamblea y decidieron retirarse de la ciudad hacia el Monte Sacro. Los patricios vieron aquí la oportunidad de limpiar la ciudad de aquellos elementos indeseables (recordemos que la clase plebeya estaba formada  por elementos tanto ricos como pobres y marginales).

Conforme pasaba el tiempo, con Roma paralizada, los privilegiados se dieron cuenta que necesitaban de aquellos elementos que tanto despreciaban y acordaron, a cambio de que volvieran a la ciudad:

  • Aceptar a dos representantes de la plebe, llamados Tribuni Plebis, en el Senado; con derecho de veto ante cualquier decisión que pudiera afectar a su clase.
  • La creación de una asamblea compuesta sólo por plebeyos, llamada Concilium plebis.

Posteriores secesiones sirvieron como medida  de presión ante los patricios con el fin de adquirir un mayor número de privilegios (la más significativa fue la consecución de la Ley de Igualdad Romana, también conocida como Ley de las XII Tablas, una ley escrita que ampliaba y definía derechos y obligaciones de la clase plebeya); la última secesión de la plebe quedó registrada en el año 287 a.C., en ella, se retiraron al Monte Aventino, tras ésto, consiguieron que el Senado Romano reconociera las decisiones de la Asamblea Plebeya como ley, acuñándose la expresión Plebis scitum.

En cualquier caso, muchos autores llegan a considerar estas secesiones como las primeras huelgas generales de la Historia; tomando una parte del pueblo romano, conciencia de clase y lucha social, sentaron la base de la igualdad social.

About these ads

Single Post Navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 268 other followers

%d bloggers like this: